Return to site

Decide, intuye.

"Ese horrible momento en el que no decidir, es también tomar una decisión"

Tiempo de lectura 5 minutos.

A lo largo de la vida, no hay nada que me haya quitado tanto el sueño cómo tomar decisiones.

Decidir es un reto, ya que supone renunciar a otras cosas. Supone asumir el miedo a equivocarse. Salir de la zona de confort y enseñar tus cartas. Decidir supone la posibilidad de perder la opción correcta.

No pasamos la vida decidiendo, escogiendo dónde ir, cómo vestir, qué comer, incluso si enamorarnos o no....

¿Cómo tomar decisiones racionales?

La mejor opción sería crear una lista con todas las opciones, luego sopesar consecuencias relevantes, calcular probabilidad, utilidad y finalmente hacer la maximización de utilidades.

Yo tengo mil listas así, listas que hablan sobre qué carrera estudiar, a qué universidad ir, en qué trabajo hacer las prácticas... Siempre me hacía tres preguntas después de hacer la lista: ¿Es lo que realmente quiero? ¿Para que? Y solo si la razón es convincente. ¿Qué consecuencias tendrá?

Si miro atrás en mi vida, siempre he sido muy racional. He hecho listas y listas sobre todos los temas importantes. Y aunque me cueste reconocerlo no puedo decir que siempre me haya ido bien (si quieres saber algunos de mis fracasos, puedes leerlo aquí.)

El otro día leí un artículo de Punset que entrevistaba a Gerd Gigerenzer dónde decía todo lo contrarío y desmontaba mi sistema racional. Diciendo:

"Al tomar decisiones debemos dejarnos llevar por la intuición"

Decía que la intuición sabe lo que es mejor para nosotros y que con una decisión intuitiva nuestro resultado será más acertado que cualquier decisión racional.

Simplificando mucho, Gerd Gigerenzer dice que la intuición es un mecanismo biológico subconsciente fruto de muchos años de evolución y tiene su base en nuestro ADN. Tiene más aprendizaje que el que podamos acumular en una vida...

Según él, tomamos mejores decisiones si tenemos en cuenta un buen argumento que si contemplamos diez no tan buenos. A veces, descartar parte de la información es bueno. Las intuiciones son atajos a través de los cuales el cerebro decide más rápida y acertadamente.

La intuición (para mí), se lleva a la práctica transformada en preguntas. Preguntas que atacan a la raíz del deseo y la voluntad:

Si te fueses a morir en un año... ¿Qué harías?

Si tuvieras que escribir de aquí a un año tu vida... ¿Qué história escribirías?

A veces se nos olvida confiar en la vida, nos ponemos traumáticos. Pensando que esa decisión va a cambiar nuestro mundo, marcando el final de nuestro camino como lo conocemos, nuestra proyección mental perfecta, nuestras creencias sobre lo que queremos...

Y no es para menos, la más pequeña acción tiene repercusiones, el más mínimo centímetro de variación en el camino nos puede distanciar de nuestros objetivos.

Ahora bien de la misma forma en que nos distancia, puede llevarnos a nuevos horizontes.

Nada es una línea recta.

Ahora bien, cuando hablas con gente mayor y les preguntas sobre el tema... resulta que al final de la vida, mirando hacia atrás no solemos arrepentirnos tanto.

Nos arrepentimos mucho más de las decisiones que no tomamos, las personas que perdimos y los miedos que no afrontamos, que de cualquier decisión tomada conscientemente.

Hay tres preguntas más que me ayudan mucho.

¿Esto me acerca o me aleja de la paz interior? ¿Esto es bueno o malo para mi y los que me rodean? ¿Estoy decidiendo desde el miedo o desde el amor?

Pero sobretodo cuando dudes entre hacer y no hacer... siempre haz!

Aunque te equivoques, aprenderás de la experiencia.

Al hacerlo, estarás seguro que no eres un espectador, sino el protagonista principal de tu vida. Y el responsable de todo lo que pasa a tu alrededor.

Hace tres años estuve en un proyecto de desarrollo en Turquía durante la primavera árabe.

Nunca olvidaré una tarde al lado del mar dónde se me acercó una mujer kurda, velo, ojos cansados, mirada profunda y pelo blanco. No la conocía de nada. Se me acercó corriendo y después de agarrarme del brazo violentamente, me miró a los ojos, diciendo:

"Vade ama kararları ile, hisse senetleri ile gösterilmez"

Tardé varios minutos en recuperarme de la impresión. La mujer se marchó por dónde había venido. Acto seguido, miré a mi amigo turco, preguntándole con la mirada qué quería decir la frase... Él igual de sorprendido me contestó, diciendo:

"La madurez no se muestra con las acciones, sino con las decisiones."

De ti depende cómo alimentas esa madurez, desde la cabeza o desde el corazón.

Mi consejo es que sigas a tu intuición, por alguna razón que aún no sabemos es más sabia que cualquier lista que podamos hacer.

¿Qué opinas? ¿Hay que dar más margen a la intuición o es mejor tomar decisiones racionalmente?

All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OKSubscriptions powered by Strikingly